Reproducción Almería. Fragmentación DNA
Dr. Jose Luis Castillo

Dr. Jose Luis Castillo

Médico especialista en Ginecología y Obstetricia

Director Gerente de Almería FIV.
Director Médico de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Virgen del Mar

¿Que podemos hacer frente a la Fragmentación del DNA espermático?

La infertilidad puede tener causas tanto masculinas como femeninas. En el caso del varón, la causa más conocida es lo que llamamos oligospermia, es decir, un número bajo de espermatozoides que suele asociarse a una mala movilidad y morfología-oligoastenoteratospermia.

Las causas de estas alteraciones en el semen no están claras, se barajan numerosas hipótesis, la más aceptada es la posible alteración del desarrollo de los testículos durante su formación en el útero materno por influencia de factores ambientales externos llamados disruptores endocrinos.

Existen otras alteraciones de la calidad del semen más difíciles de observar como alteraciones cromosómicas producidas durante la meiosis o la fragmentación del ADN espermático. La fragmentación consiste en roturas en las cadenas de ADN que inducen la autodestrucción de la célula. Es un fenómeno que ocurre de forma natural, pero que puede verse amplificado por factores que provocan estrés oxidativo en las células germinales como por ejemplo una mala dieta, el tabaco, el alcohol, agentes contaminantes, estrés, radiación, o por otros que inducen calor excesivo en los testículos como son el uso de ropa ajustada, sedentarismo, obesidad, etc. Estas alteraciones del semen aumentan con la edad del varón. Se sabe que los ovocitos son capaces de reparar parte de las roturas del ADN del espermatozoide pero, con la edad de la mujer su calidad empeora y su capacidad reparadora se pierde dando como resultado embriones de mala calidad y por tanto baja probabilidad de embarazo. Generalizando, la edad en la que aumenta el riesgo de infertilidad a causa de estas alteraciones es a partir de los 34 años en la mujer y de los 44 en el varón.

Es muy difícil medir los niveles de fragmentación de una forma estandarizada y no existen en la actualidad unos valores de referencia consensuados que nos indiquen cual es el valor a partir del cual se considera que un varón tiene problemas de fertilidad debidos a la fragmentación del DNA espermático. Sin embargo, cuando existe la sospecha de que la fragmentación está afectando a la fertilidad podemos hacer un cribado de los espermatozoides afectados empleando la llamada “selección magnética de espermatozoides en columnas de anexina” o “MACS”. Mediante esta técnica podemos fijar a los espermatozoides dañados pequeñas esferas de hierro que hacen que los espermatozoides apoptóticos queden retenidos a su paso por una columna magnética.

El laboratorio de Reproducción Asistida del hospital Virgen del Mar (Almería FIV) está al día en las últimas tecnologías, como los “MACS” o los sistemas de “time lapse”, para poder ofrecer a sus pacientes la mejor atención posible.