Reproducción Almería. MACS
Dr. Ignacio Durán Salas

Dr. Ignacio Durán Salas

Doctor en Biología. Universidad de Granada

Embriólogo clínico especialista en reproducción humana asistida y embriología clínica. Director técnico del Laboratorio de Embriología y Andrologia

Aplicación de los MACS en tratamientos de Reproducción Asistida

Recientemente se ha demostrado que la fragmentación del ADN espermático es una causa potencial de infertilidad de causa desconocida.

Varios factores se han asociado a la inducción de daños y fragmentación del ADN en los espermatozoides. Estos factores incluyen procesos inflamatorios agudos y crónicos, estrés oxidativo, varicocele, fiebre alta, exposición del testículo a temperaturas altas, tóxicos medioambientales, quimioterapia, radiación ionizante, edad > 40 años, consumo excesivo de cafeína, criopreservación del semen.

La fragmentación del ADN espermático induce a la apoptosis (muerte celular programada), tanto en el propio espermatozoide como en el embrión ya fecundado y compromete la viabilidad de este influyendo de forma negativa en su calidad (fragmentación, multinucleación, etc.).

El ovocito tiene capacidad de reparar daños del ADN en el espermatozoide que lo ha fecundado. Esta capacidad puede variar de un ovocito a otro dentro de una misma cohorte de ovocitos (ovocitos de un mismo ciclo de FIV). El embrión también tiene capacidad para reparar daños de ADN. Esto, al igual que ocurre con el óvulo, va a depender del grado del daño de ADN del espermatozoide.

Desafortunadamente no podemos medir el grado de fragmentación del ADN en el embrión sin dañarlo, pero si podemos hacer un cribado de los espermatozoides antes de usarlos, ya sea en una inseminación como en una Fecundación In Vitro. Para ello recomendamos la aplicación de las columnas de Anexina o MACS.

Mediante esta técnica podemos fijar a los espermatozoides en apoptosis partículas de hierro y, haciéndolos pasar por un campo magnético, separarlos del resto de espermatozoides.

En Almería FIV recomendamos aplicar el cribado magnético de espermatozoides (MACS) siempre que sea posible llevarlo a cabo, principalmente en aquellos casos en los que hay sospecha de fragmentación del ADN (muestras de semen congelado, ICSI, etc.).