Para 2020 se prevé un incremento de la infertilidad en las parejas

Este aumento se deberá a la proliferación de los factores de riesgo, sobre todo en aquellas mujeres que intentarán tener un hijo pasados los 35 años

Se ha publicado recientemente el Libro Blanco sociosanitario “La Infertilidad en España: Situación Actual y Perspectivas”, realizado por la Sociedad Española de Fertilidad. En su elaboración han contribuido más de 100 centros públicos y privados con Unidades de Reproducción Humana Asistida, siendo dirigido y coordinado por los principales expertos en Fertilidad de nuestro país.

El escenario más probable para 2020 nos presenta una situación en la que: Entre un 18 y 25% de las parejas en edad fértil tendrán problemas de infertilidad en el año 2020, que generarán 18.500 nuevos casos cada año. Consecuentemente se espera un ligero aumento de la demanda de tratamientos, que actualmente se estima en 23/1000 mujeres en edad fértil. Esta demanda tendrá cada vez mayor peso en la asistencia privada, que aumentará el número de centros y clínicas. Este incremento será debido al aumento de los factores de riesgo, sobre todo la edad; mujeres que intentan tener un hijo pasados los 35 o incluso los 40 años de edad, y otros factores derivados de patologías o intervenciones médicas (quimioterapias). En general se espera una mejora de los recursos disponibles. Algunas técnicas y tratamientos tendrán un fuerte desarrollo, tales como la vitrificación ovocitaria, la preservación de la fertilidad (masculina y femenina) y la donación ovocitaria, en la que se producirá un incremento notable del número de ciclos. Mejorarán los estándares de calidad asistencial como las tasas de embarazo y la disminución de los embarazos múltiples. Listas de espera o tiempos medios mejorarán solo en la asistencia privada.

El escenario previsto en cuanto a investigación científica es moderadamente optimista, ya que prevé el aumento de la investigación básica y clínica, la publicación de artículos sobre la infertilidad y la participación en redes o la colaboración institucional.

Previsiones de formación

Las previsiones en cuanto a la formación son menos optimistas, sobre todo en cuanto a la escasez de contenidos de infertilidad en los programas de formación de médicos y biólogos internos residentes, en los que las plazas de ginecología no tendrán variaciones significativas. La especialidad en Reproducción Humana Asistida, independiente de la ginecología no parece probable para el 2020.

Innovación técnica

Las innovaciones en las técnicas de Reproducción Humana Asistida harán aumentar ligeramente el coste de las mismas, aunque la relación coste-eficacia mejorará también en los próximos años sobre todo en aquellas técnicas más innovadoras (donación de ovocitos, preservación, vitrificación, etc. ). La crisis económica y la tendencia a la privatización, podrán crear un escenario de menor equidad en el acceso a los recursos de Reproducción Humana Asistida por parte de los españoles, quienes cada vez tendrán mejor “imagen” o valoración sobre los tratamientos de infertilidad. En definitiva, estamos ante un escenario complejo en el que intervienen factores científicos, sociales, institucionales y administrativos o jurídicos. La calidad de los profesionales y de los centros, así como las posibilidades técnicas que se nos ofrecen hoy día, estarían infrautilizados si no dispusiéramos de los recursos necesarios para mejorar lo que ya existe y para extender la asistencia a una población que cada vez lo demandará más.