preservarlafertilidad

Preservar la fertilidad o cómo elegir el momento de ser madre

La fertilidad en la mujer está determinada por la calidad de sus óvulos, así como por otros factores de carácter físico y fisiológico (hormonas, condiciones físicas para llevar el embarazo, etc.). Estos factores que determinan la fertilidad en la mujer son dependientes de la edad, y con el paso de los años, la calidad de los ovocitos y de las condiciones fisiológicas necesarias para el embarazo van a ir disminuyendo de forma paulatina.

Los avances de las técnicas de congelación de óvulos permiten a muchas mujeres elegir el momento de ser madres

Preservar la fertilidad supone una oportunidad de conseguir la maternidad para aquellas mujeres jóvenes que tienen alta probabilidad de sufrir un deterioro prematuro de su fertilidad por pérdida temprana de la calidad de sus óvulos: Mujeres en edad fértil que han de someterse a tratamientos de radio, quimio o inmunoterapia, pacientes jóvenes a las que se les diagnostica endometriosis, etc.

preservar la fertilidad almería

Ser madre después de un cáncer
Ahora es posible que muchas mujeres puedan ser madres después de haber superado un cáncer. En los tratamientos oncológicos hay que saber que el ovario puede ser dañado y así perder su capacidad para ovular correctamente. Pero si los óvulos se congelan antes de iniciar el tratamiento, posteriormente la mujer puede contar con la probabilidad de quedar embarazada con sus propios óvulos, siempre y cuando su edad le permita llevar el embarazo de forma correcta.

La vitrificación de ovocitos es una técnica que permite criopreservar los óvulos maduros conseguidos tras una estimulación ovárica (el mismo procedimiento que se utiliza en la fecundación in vitro). Los ovocitos vitrificados se conservan durante el tiempo que sea preciso.

Motivos sociales, personales o laborales
Algunas mujeres no sólo deciden retrasar su maternidad por enfermedad, los motivos sociales también tienen gran peso a la hora de tomar esta decisión y estos pueden estar causados por cuestiones económicas, laborales o meramente personales. No obstante, lo ideal es preservar la fertilidad cuando los óvulos tienen una óptima calidad y cuando se piensa que la fertilidad en un futuro pueda verse afectada por pérdida de la calidad ovocitaria. Esto, por supuesto, varía de forma individual, teniendo que ser valorada cada paciente de forma particular. No hay que olvidar que la fertilidad en la mujer es máxima entre los 18 y los 30 años y que a partir de los cuarenta las condiciones físicas para llevar el embarazo no son siempre favorables.

En nuestra Unidad de Reproducción Asistida  disponemos de la capacitación y los medios técnicos para la vitrificación, preservación y fecundación de óvulos en aquellas mujeres, que por motivos especiales puedan precisar esta técnica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *